LUMBALGIA

Tratamiento de la LUMBALGIA

En fases iniciales es útil el uso moderado de analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares.

El uso del calor también puede proporcionar cierto alivio de la sintomatologia.

La fisioterapia bien dirigida puede ayudar a que ceda el dolor, aunque muchas veces la mejoria es momentánea.

El ejercicio físico es la parte fundamental del tratamiento de la lumbalgia inespecífica recomendándose fundamentalmente ejercicios aeróbicos (pasear, nadar, bici..). No está demostrado que los ejercicios de potenciación abdominal o espinal o de flexibilización o estiramiento, sean superiores a los ejercicios aeróbicos.

En casos de dolor inespecífico se puede plantear infiltraciones de las carillas articulares y en ocasiones también se pueder realizar una denervación de la rama posterior del nervio raquídeo, lo cual se denomina "rizolisis", no obstante este procedimiento tiene un porcentaje de buenos resultados que no supera el 60 % de los pacientes. 

La rizolisis se debe realizar en quirófano, con asistencia de Rayos X y no precisa sedación ni anestesia general en la mayoria de los casos.

En casos excepcionales, y sobre todo cuando el origen del dolor es a nivel de un solo segmento intervertebral se puede plantear la realización de una cirugia de fusión.


Recuperación de la LUMBALGIA

La recuperación es rápida, recomendándose que el paciente esté en reposo relativo durante 2-3 dias, pudiendo hacer vida prácticamente normal desde el postoperatorio inmediato.

La mejoria después de una rizolisis se suele notar aproximadamente a las 3 semanas, y no es infrecuente que exista una reinervación y por tanto reaparición del dolor aproximadamente a los 9 meses de haberse realizado la rizolisis.