C/ Castillo de Maya 41, 31003 Pamplona
Home Patologías columna SINDROME ISQUIOFEMORAL

SINDROME ISQUIOFEMORAL

Patologías de columna vertebral
QUE ES EL SINDROME ISQUIOFEMORAL

El síndrome isquiofemoral es una causa poco común de dolor en la cadera y la ingle. Se produce cuando hay una reducción en el espacio entre el músculo isquiotibial (ubicado en la parte posterior del muslo) y el cuello del fémur (parte superior del hueso del muslo). Esta disminución del espacio puede provocar una compresión y pinzamiento de los tejidos blandos, como músculos, tendones y nervios, lo que resulta en dolor e inflamación.


Causas de la SINDROME ISQUIOFEMORAL

El síndrome isquiofemoral puede ser causado por diversas razones, como:


  1. Traumatismos o lesiones en la cadera.

  2. Cirugía de cadera previa.

  3. Anomalías anatómicas, como una cadera anormalmente ancha o una rotación interna excesiva del fémur.

  4. Debilidad muscular o desequilibrios musculares.

  5. Actividades físicas que requieren movimientos repetitivos de la cadera, como correr, bailar o practicar deportes.


Síntomas de la SINDROME ISQUIOFEMORAL

Los síntomas del síndrome isquiofemoral pueden variar según la gravedad y la causa subyacente, pero generalmente incluyen:



  1. Dolor en la región de la cadera, la ingle o la parte posterior del muslo: El dolor puede ser agudo, sordo o punzante y puede empeorar con ciertos movimientos de la cadera, como levantar la pierna, cruzar las piernas o girar la cadera hacia adentro.




  2. Rigidez o limitación en el rango de movimiento de la cadera: Puede haber dificultad para mover la cadera en ciertas direcciones, lo que puede afectar la capacidad para caminar, subir escaleras o realizar actividades diarias.




  3. Sensación de chasquido o bloqueo en la cadera: Algunas personas pueden experimentar una sensación de chasquido o bloqueo en la articulación de la cadera al realizar ciertos movimientos.




  4. Debilidad muscular: La debilidad en los músculos de la cadera y el muslo puede ser un síntoma asociado, especialmente si el síndrome isquiofemoral es causado por desequilibrios musculares o falta de uso debido al dolor.




  5. Hinchazón o inflamación en la zona afectada: En algunos casos, puede haber hinchazón o inflamación en la región de la cadera o el muslo.




Diagnóstico de la SINDROME ISQUIOFEMORAL

El diagnóstico del síndrome isquiofemoral se realiza mediante una combinación de la historia clínica del paciente, un examen físico y pruebas de diagnóstico por imágenes, como la resonancia magnética (RM) o la tomografía computarizada (TC).

Durante el examen físico, el médico puede realizar pruebas para evaluar la fuerza muscular, la sensibilidad y los reflejos en la zona afectada. También puede realizar maniobras específicas para evaluar la presencia de dolor o incomodidad en la región isquiofemoral.

La RM y la TC son pruebas de diagnóstico por imágenes que pueden ayudar a confirmar el diagnóstico del síndrome isquiofemoral al mostrar la presencia de compresión del nervio ciático en la región isquiofemoral.


Ver Tratamiento