MIELOPATIA CERVICAL

Tratamiento de la MIELOPATIA CERVICAL

El tratamiento de la Mielopatia Cervical es dependiente de la evolución. No todos los pacientes precisan de cirugia, pero aproximadamente un 60 % de los enfermos se deterioran con el transcurso del tiempo.

En general en pacientes con poca sintomatología la tendencia es valorar evolutivamente, y en el caso de que haya empeoramiento se plantea la intervención.

Si el paciente cuando se ve por primera vez, está gravemente afectado, se plantearia directamente la intervención.

La operación puede llevarse a cabo por via anterior o posterior.

La via anterior se reserva a cuellos con cifosis, y uno o o dos niveles de afectación.

A partir de los tres niveles, se realiza generalmente una descompresión por via posterior, por medio de laminoplastia o de laminectomía asociada a fusión.

En ocasiones es necesario realizar los dos abordajes, en uno o dos tiempos.


Recuperación de la MIELOPATIA CERVICAL

La recuperación de la cirugía de descompresión cervical, si no ha habido complicaciones, generalmente es rápida y el paciente es dado de alta hospitalaria en pocos dias.

La intervención se realiza para que no exista un mayor deterioro neurológico, pero la realidad es que muchos pacientes mejoran en los meses siguientes a la cirugia, aunque es habitual que posteriormente ocurra algún deterioro.